Ahorra con la lavadora
Hacer la colada es una tarea totalmente cotidiana, que realizamos a veces dos y tres veces al día. Por ello aquí te dejamos unos consejos prácticos con los que lograrás ahorrar energía para reducir aun más la factura de la luz:

– Procura que el agua esté a la temperatura más baja posible, ya que la lavadora consume la mayor parte de la energía al calentar el agua. Puedes reducir hasta la mitad el consumo de energía sólo pasando de agua caliente a templada.

– Aprovecha al máximo la capacidad de la lavadora, pero no la llenes en exceso. Si utilizas la lavadora para usar dos o tres prendas malgastas agua y energía.

– Usa la cantidad justa de detergente recomendada por el fabricante. Si echas más detergente del necesario, contaminarás más y obligarás al motor de la lavadora a realizar un trabajo mayor, con lo que consumirá más energía. Ten en cuenta que los detergentes líquidos ayudan a que la lavadora trabaje menos que los sólidos, aunque si prefieres éstos, puedes echar un par de vasos de agua en la cubeta del detergente para que se diluya.

– Usa lo menos posible el centrifugado y, cuando lo utilices, opta por uno de alta velocidad, ya que, aunque consume lo mismo que el centrifugado de menor velocidad, te ahorrarás tener que utilizar la secadora.

– Limpia regularmente los filtros de la lavadora. Aparte de prolongar su vida útil y evitarte reparaciones, con el ahorro de dinero que eso conlleva, funcionará mejor y consumirá menos.

– Finalmente, si vas a comprar una lavadora nueva, de cara al ahorro debes tener en cuenta dos puntos básicos: su categoría energética, procurando siempre que sea A, ya que es la de menor consumo, y su capacidad de carga.