Ahorra intercambiando material escolar
Después de vacaciones y con el comienzo del colegio a la vuelta de la esquina, no queda más remedio que hacer frente al gasto en material escolar, justo en un momento en el que nuestro presupuesto es muy reducido o prácticamente inexistente, por lo que se hace necesario recurrir a todas las vías posibles para hacer frente a dicho gasto.

Una forma de paliarlo es el trueque o intercambio de libros. La mayoría de nosotros lo ha utilizado alguna vez, intercambiando libros con nuestros amigos o vecinos con hijos en edades escolares parecidas y se ha ido ampliando a las asociaciones de padres de algunos centros de enseñanza y de diferentes administraciones educativas, a través de las cuales podemos intercambiar los libros que ya no se vayan a utilizar por aquellos que nuestros hijos van a necesitar el próximo curso, con lo cual, aparte de ahorrarnos algún dinero, fomentamos en nuestros hijos el cuidado del material escolar, ya que es condición indispensable que los libros y el resto de material a intercambiar esté en buen estado.

Otra opción de la que disponemos son los Bancos de libros, organizados por organismos educativos en los que, a cambio de la entrega de los libros de texto, nos dan un vale por la cantidad de libros y material que corresponda según el que hayamos entregado nosotros. En familias con pocos recursos económicos que no hayan podido realizar en los cursos anteriores las compra de material, se les suele entregar éste de forma gratuita, sin necesidad de que hayan realizado una donación con anterioridad.

Normalmente estos trueques se organizan en fechas determinadas, próximas al comienzo del curso. Realizando una búsqueda por Internet, seguramente podremos encontrar centros en los que se realiza el intercambio próximos a nuestro domicilio