Aprende a descifrar la nómina
Cuando recibimos la nómina, la mayoría de nosotros se limita a examinar la partida en la que se recoge el salario neto, es decir, el ingreso que la empresa nos hacen en el banco. Sin embargo, nuestra nómina recoge mucha más información interesante para nosotros, como lo que pagamos a Hacienda, a la Seguridad Social y otras partidas.

En toda nómina encontraremos diferentes apartados:

– La cabecera, donde se recogen los datos referentes a nosotros como trabajadores, la empresa y el periodo de pago. De la empresa deberá figurar su nombre, domicilio, CIF y número de inscripción en la Seguridad Social. Por lo que respecta a nosotros aparecerá nuestro nombre y apellidos, el NIF, nuestro número de afiliación a la Seguridad Social, la categoría en el puesto de trabajo, el grupo de cotización, la fecha de alta en la empresa y la nuestra antigüedad en la misma. También aparecerán el periodo de liquidación, los días que se abonan y la base de cotización.

– Devengos: En este apartado se recoge nuestro salario bruto sobre el que después se aplicarán las deducciones y retenciones. Aquí se recogerán las percepciones salariales, como el salario base o las horas extraordinarias y las percepciones no salariales, como las indemnizaciones por traslado o despidos, etc.

– Deducciones y retenciones que se van restando al salario bruto. De ellas, algunas están dictaminadas por ley, como las correspondientes al IRPF y a la Seguridad Social y otras puede hacerlas el empresario, para, por ejemplo, un plan de pensiones. En el caso del IRPF la retención es variable porque depende de nuestro sueldo.

– Al final podemos observarla BCC, la base de contingencias comunes, que es la cantidad que se usa para calcular el paro y donde aparecen otros datos como la base que cotiza al IRPF, el prorrateo de la paga extraordinaria, etc.