Autónomos: requisitos para cobrar el paro
Los trabajadores autónomos ya pueden cobrar el apro si no tienen trabajo, el mismo derecho que tienen los empleados por cuenta ajena. La duración de la prestaciónvaría en función de los periodos de cotización realizados en los 48 meses anteriores al paro (al menos 12 deben ser continuados). Cobrarán la prestación durante el máximo de un año quienes hayan cotizado más de 48 meses, mientras que el plazo se reducirá a ocho meses para quienes tengan un periodo de cotización de entre 43 y 47 meses. Bajará hasta los dos para quienes hayan cotizado entre 12 y 17 meses. No tendrán paro los que hayan estado dados de alta menos de 12 meses.

Para poder solicitar la prestación, el cese de actividad debe ser total. Además, se deben cumplir estos requisitos:

– Estar afiliado y en situación de alta en el Régimen Especial de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos.

– Tener cubierto el período mínimo de cotización: según la ley, el periodo mínimo de cotización por cese de actividad es de 12 meses.

– Encontrarse en situación legal de cese de actividad: estar disponible para la reincorporación al mercado de trabajo a través de las actividades formativas, según puedan convocarte desde el Servicio Público de Empleo.

– No haber cumplido la edad ordinaria para tener derecho a la pensión contributiva de jubilación, salvo que el trabajador autónomo no tuviera acreditado el periodo de cotización requerido para ello.

– Haber pagado absolutamente todas las cuotas a la Seguridad Social: a pesar de eso, si en la fecha del cese de actividad no se cumpliera con este requisito pero se tuviera cubierto el periodo mínimo de cotización para tener derecho a la protección.

La forma de acreditar el cese de la actividad es la siguiente:

– Por motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos determinantes. Para ello, el trabajador debe justificar la nula viabilidad de su negocio y concurrir alguno de los siguientes motivos, como tener unas pérdidas derivadas del ejercicio de su actividad, en un año completo, superiores al 30% de los ingresos o superiores al 20% en dos años consecutivos y completos.

– Por fuerza mayor (incendio, catástrofe, accidente). A ella debe acompañar una declaración jurada del solicitante del cese temporal o definitivo de la mencionada actividad, así se hará constar, además, la fecha en que se registró.

– Por pérdida de la licencia administrativa. El autónomo podrá plantear este motivo de cese de actividad siempre que esta licencia constituya un requisito para el ejercicio de la actividad económica o profesional.

– Por violencia de género. La trabajadora autónoma deberá presentar una declaración escrita en la que hará constar que ha cesado o interrumpido su actividad económica o profesional por este motivo.

La base reguladora de la prestación económica por cese de actividad será el promedio de las bases por las que se haya cotizado durante los 12 meses continuados e inmediatamente anteriores a la situación legal de cese.