Cambios en la renta básica de emancipación
La gestión de la ayuda otorgada por el Ministerio de la Vivienda a los jóvenes que deseaban emanciparse no se ha realizado de un modo satisfactorio. Dicho organismo tiene recogidas más de 45.000 incidencias registradas en torno a la concesión de esta ayuda, debidas principalmente a incumplimientos de los requisitos por parte de los beneficiarios de las ayudas. Debido a esto, la administración quiere dar un plazo de tres meses para que se subsanen dichos incumplimientos y, en caso de que no sea posible, agilizar los trámites para que, una vez que se retire la ayuda al alquiler por incumplimiento, pase rápidamente a otro solicitante, siempre y cuando la Comunidad Autónoma correspondiente indique que el joven ya no tiene derecho a percibir la Renta Básica de Emancipación y lo comunique expresamente al Ministerio de la vivienda.

Hasta ahora, cuando alguno de los beneficiarios dejaba de cumplir los requisitos, como no superar los 22000 euros al año o estar al corriente del pago del alquiler, la ayuda se suspendía automáticamente y quedaba bloqueada por un periodo de cuatro años hasta que podía ser recibida por un nuevo solicitante.

A partir de ahora, sin embargo, cuando la Comunidad notifique a un beneficiario de la Renta Básica que incumple los requisitos para recibirla, tiene un periodo de seis meses para demostrar que cumple con los requisitos exigidos por el Ministerio de la vivienda. Si cumplido ese plazo no lo demuestra, perderá el derecho a recibir la ayuda.

Para tener un mejor control del cumplimento de los requisitos, se establecen una serie de obligaciones para los beneficiarios de la Renta de Emancipación, como la obligación de realizar la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.