Cómo librarse de las deudas
La mayoría de nosotros tenemos varios préstamos: la hipoteca, el préstamo del coche, quizá una ampliación de hipoteca para una segunda casa y algún crédito personal para darnos ese capricho que no nos podíamos permitir pero, dada la situación de bonanza económica por la que atravesábamos y la facilidad con la que los bancos nos daban el dinero, decidimos contratar confiados en que podríamos hacer frente a todos los pagos, préstamos que completamos con alguna tarjeta de crédito.

Sin embargo, después de estallar la burbuja inmobiliaria y sumidos en la actual recesión económica, la situación ha cambiado mucho, tanto que para muchas familas todos estos préstamos son una carga de la cual es muy difícil librarse, y la situación empeora cuando, para salir del apuro, pedimos otro crédito para pagar los créditos anteriores, con lo cual nos vemos con el agua al cuello y sin saber bien cómo salir de la situación.

Lo primero que tendremos que hacer es hacer un balance de gastos e ingresos, para que tengamos una idea clara de cual es nuestra situación financiera y con qué recursos económicos contamos.

Después tendremos que trabajar en dos frentes; uno es limitar los gastos y otro aumentar los ingresos. Tenemos que prescindir de todos los gastos superfluos y limitarnos a los estrictamente necesarios. Por otro lado, deberemos encontrar un segundo trabajo o actividad que nos proporcione ingresos extras para ayudarnos a salir de la deuda.

Por último, deberemos anotar todos nuestros préstamos junto con el tipo de interés que tienen. Los ordenaremos de mayor a menor, y comenzaremos pagando el de mayor interés, que será el que más pese de nuestra economía. Pagaremos la cuota y, todo ingreso extra que obtengamos, lo utilizaremos para pagar el préstamo, con lo cual terminaremos de pagarlo antes de lo previsto. Después, iremos a por el siguiente crédito, y pagaremos la cuota del mismo a la que sumaremos la cuota que pagábamos por el préstamos de mayor interés. De esta manera, podremos irnos librando de los créditos uno a uno.