Cobrar el paro mientras buscas trabajo en el extranjero
Dado que en España resulta difícil encontrar un puesto de trabajo, una de las alternativas que podemos contemplar es salir al extranjero a buscar un empleo. Sin embargo, esta posibilidad supone un desembolso de dinero que, si estamos en paro, no siempre nos podemos permitir.

Por ello ha nacido la posibilidad de que los trabajadores que cobran una prestación de nivel contributivo o un subsidio de desempleo de continuar percibiéndola en cualquiera de los países del Espacio Económico Europeo si se trasladan allí para encontrar un puesto de trabajo. Para ello, deben cumplir algunos requisitos:

– Ser beneficiario de una prestación o subsidio por desempleo.

– Estar inscrito desde hace como mínimo cuatro semanas en los Servicios de Empleo españoles.

– El Servicio Público de Empleo Estatal puede, en situaciones especiales, autorizar la salida de España antes de que se cumplan las cuatro semnas.

– El traslado al extranjero debe realizarse para buscar empleo en otro país, por lo cual debemos inscribirnos en él como demandantes de empleo.

– Podemos permanecer en el extranjero un máximo de tres meses, excepto en Portugal, donde podemos estar todo el tiempo de la duración por la prestación de desempleo. Si en ese periodo encuentra trabajo, se suspenderá o extinguirá la prestación. Si vuelve sin haber encontrado trabajo, continuará cobrando el desempleo en las mismas condiciones que cuando se marchó. Si pasados los tres meses el trabajador no vuelve a España aunque no haya encontrado empleo, desaparece el derecho a cobrar el paro.

Para acogernos a esta posibilidad debermos presentar una solicitud de exportación de prestaciones en la Oficina del Servicio Público de Empleo que nos correspondan según el domicilio y solicitar que nos expidan el formulario E.303 en dicha Oficina.

Esta es una oportunidad tanto de salir de una situación de desempleo como de disfrutar de una experiencia tan enriquecedora como es trabajar en el extranjero.