Comisiones de transferencias bancarias
La banca intenta ganar dinero por cualquier movimiento que hagamos con nuestros propios ahorros. Son muchas las personas que no entienden cómo nos pueden cobrar comisiones por gestionar nuestro propio dinero. Mientras las empresas se ajustan al máximo y tratan de ofrecer atractivos descuentos a sus clientes, en el mundo financiero se cobra por todo y más que nunca. Ante la crisis, algunas entidades aplican ya nuevas comisiones, con tal de que sus ingresos no se vean afectados. La caída en sus márgenes de negocio y la enorme morosidad hace que bancos y cajas eleven casi todas las comisiones por la prestación de sus servicios básicos. Entre las comisiones más abusivas están las cobradas por transferencias, que han incrementado su coste casi un 30% en los últimos cinco años. Actualmente, la tarifa media por realizar una transferencia bancaria se sitúa en 3,56 euros, según datos del Banco de España.

En cualquier caso, las tarifas máximas que pueden llegar a aplicar las entidades son todavía más elevadas, pues están fijadas en 7,50 euros. Es decir, sin tener en cuenta el dinero que se traslade, la entidad puede reclamar el pago de esta cantidad. Por su parte, la comisión mínima está establecida desde hace tres años en 2,50 euros. Estamos todos de acuerdo en que las tarifas que cobran las entidades por realizar una transferencia no son razonables, sino desproporcionadas con el coste real del servicio. Además, hay que tener en cuenta que la banca dispone de todo nuestro dinero, con lo que en vez de cobrarnos nos debería de pagar por ello.

A pesar de nuestra quedas, lo cierto es que es difícil evitar el pago de este servicio básico, ya que las entidades cada día son más reacias a negociar la supresión de comisiones. Intenten incrementar sus ingresos a costa de las comisiones. Las hay de todo tipo y para todos los gustos. Entras en un banco y al salir seguramente te hayan cobrado alguna comisión por algo, por lo que sea. El objetivo parece ser exprimirnos al máximo. Al final saldrá más a cuenta tener nuestros ahorros debajo del colchón, volvemos a la edad media.

Por otro lado, también es generalizada la exención de comisiones por realizar transferencias en la banca que opera por Internet. España es uno de los países europeos con comisiones más caras por servicios bancarios. Es indignante.