Cómo ahorrar al comprar un producto costoso
Si, de forma imprevista, nos vemos obligados a comprar una nevera, un coche o un ordenador portátil nuevo, este gasto nos puede desnivelar el presupuesto por muy bien planeado que lo tengamos, sobre todo si no contamos con un fondo de emergencia, ya que si lo tenemos que comprar a crédito afectará a nuestro presupuesto durante varios meses con los plazos de la compra o con los intereses que nos supone la deuda. Por ello, podemos seguir algunos consejos para evitar que la compra de estos artículos afecte a nuestro presupuesto:

– Planifica anticipadamente la compra. Esto significa que debemos calcular en cuánto tiempo tendremos la necesidad de comprar un coche nuevo, o una nevera nueva. Después tendremos que ver cuál sería el precio del artículo que se adapte a nuestras necesidades y quede dentro de nuestras posibilidades. Ya sólo nos queda calcular cuánto dinero tendremos que ahorrar cada mes para hacer frente al gasto y, finalmente, ahorrarlo, por supuestos.

– Aprovecha las oferta o las rebajas. Es importante evitar las fechas en las que los productos se encarecen, como las Navidades. Lo mejor es ir ahorrando el dinero que necesitemos mientras esperamos a las rebajas o mientras esperamos a que aparezca una oferta que nos resulte realmente atractiva.

– No aceptes la primera oferta. Cuando ya hemos reunido el dinero podemos precipitarnos a la hora de la compra. Lo mejor es comparar precios, bien visitando distintos establecimientos o bien por internet para buscar el mejor precio posible. Si no encontramos nada más económico siempre podemos aceptar la primera oferta que nos hicieron.

– Compra artículos de segunda mano. Los productos de primera mano son mucho más costos. De hecho, si los adquirimos de segunda mano podemos ahorrarnos hasta un 30% en el precio del artículo, aunque conviene ir a tiendas de confianza.