Cómo ahorrar en tus gestiones bancarias
La mayoría de nosotros tenemos, como mínimo, una cuenta corriente o de ahorro y la utilizamos para ingresar la nómina y pagar las facturas. Estos servicios no son gratuitos, ya que el banco nos cobra una serie de comisiones por la gestión y el mantenimiento de la cuenta así como por otras operaciones. Sin embargo, estos gastos se pueden reducir y aquí te mostramos como:

– No pagues por el correo que te envían a casa. Existen entidades financieras que cobran hasta 0.50 euros por cada carta que te envía. Para ahorrarnos este gasto lo mejor es suscribirnos a la banca on-line de nuestra entidad y, si lo tiene, al servicio de correspondencia virtual.

– Si tienes que hacer un pago, utiliza el cheque en lugar de la transferencia, ya que la emisión de cheques es gratuita, pero al realizar una transferencia nos cobran una comisión. Quien cobra el cheque es quien corre con los gastos que le cobre su propio banco. Acostumbrándonos a utilizar el cheque nos ahorraremos dichas comisiones.

– Si domicilias tu nómina puedes negociar con tu banco todas las comisiones. Aunque no te las eliminen todas, pueden abaratarte algunas. Una vez hayas llegado a un acuerdo pide que quede reflejado por escrito para evitar problemas en el futuro.

– Evita los descubiertos teóricos. Cuando recibimos una transferencia vemos que hay dos fechas, la fecha en la que se realiza la operación y la fecha en la que realmente recibimos el dinero. Si disponemos de él antes de recibirlo realmente, nos ocasionará un descubierto teórico que genera unos intereses elevados. También debemos evitar, si es posible, tener la cuenta en números rojos para que no nos cobren las comisiones derivadas de dicha situación.