Cómo ahorrar energía con el congelador
El congelador se ha convertido en un elemento indispensable para nuestra vida diaria, tanto si está integrado en el frigorífico como si nos hemos decidido a adquirir uno de “arcón”. Sin embargo, es bueno saber cómo lograr un consumo más eficiente con este electrodoméstico de forma que no derrochemos energía y, al mismo tiempo, obtengamos un ahorro en la factura de la luz. Estas son algunas pautas que te pueden interesar para conseguirlo:

– Mantenlo tan lleno como sea posible. Si está lleno consumirá mucha menos energía que si está vacío o a la mitad, ya que en los congeladores llenos se genera más frío a través de los propios alimentos que tienes almacenados en él.

– No eleves la temperatura más de lo necesario. Por cada grado de temperatura que aumentes, se elevará un cinco por ciento el consumo energético, por lo que lo ideal es mantenerlo a la temperatura aconsejada por el fabricante. También es importante para un mejor funcionamiento del congelador y, por tanto, para aumentar su vida útil, colocarlo en zonas secas y alejado de fuentes de calor y humedad.

– Revisa que los burletes (las gomas) de las puertas estén en buen estado y que la puerta cierre bien. Si no es así el aparato tendrá que trabajar más y consumirá más energía. Cuando lo abras, intenta no mantenerlo abierto durante mucho tiempo para que no pierda frío y no incremente el gasto recuperando la temperatura inicial.

– Si vas a comprar un congelador, no te olvides de comprobar qué grado de consumo lleva incorporado el modelo que vas a adquirir, ya que, por el mismo precio puedes comprar uno que consuma menos energía, lo que ayudará a tu presupuesto y al medio ambiente.