Cómo analizar la economía de un país
Recesión, inflación o decrecimiento son términos muy utilizados cuando las cosas no van bien en la economía. La crisis hace que las previsiones no sean muy optimistas. Sin embargo, se comienzan a detectar señales de una clara mejoría económica. Una pequeña luz al final de un túnel. Son indicadores que reflejan una lenta e incipiente mejora de la situación de un país, parámetros económicos, financieros y sociales que se consideran relevantes. El comercio, la industria, el consumo o la percepción social son algunos de los más importantes. Para analizar la economía de un país debemos considerar los siguientes puntos:

- Tasa de paro: La disminución de la tasa de desempleo es un claro referente de que las empresas vuelven a funcionar y esa es la clave para una economía, que tengan negocio y puedan crear puestos de trabajo.

- Venta de viviendas: La compra-venta de casas y pisos impulsa el mercado inmobiliario. El aumento en la constitución de hipotecas sobre viviendas se traduce en un signo de mejora. El abaratamiento de la vivienda en España ha ayudado a impulsar las ventas.

- Tasa de morosidad: Las deudas conforman otro indicador relevante para evaluar la recuperación económica. La tasa de créditos impagados supera el 5% y es la más alta de los últimos 15 años.

- Producto Interior Bruto. El PIB es el valor monetario de todos los bienes y servicios que produce un país durante un año. Su fluctuación es un baremo importnate para determinar si la economía crece o se contrae.

- Índice de Producción Industrial. El IPI es otro valor monetario que mide las actividades de carácter industrial como la fabricación de coches, la fabricación de componentes y la fabricación de productos básicos de hierro y acero. Así como cualquier otro tipo de industria: alimentaria, farmacéutica, energética, etc.

- Venta de coches. una mayor venta de vehículos de motor significa que la población tiene dinero para gastar en bienes de alto valor. La renovación del parque móvil es importante para tener coches más eficientes y menos contaminantes.

- Índice de Confianza del Consumidor. El ICC no es un dato financiero, sino social. Refleja cambios en la percepción de los consumidores respecto a la coyuntura económica.

- Creación de empresas y empleo. La constitución de nuevas empresas, la apertura de comercios y la contratación de personal también son fundamentales para medir el estado de una economía en su conjunto.