Cómo controlar el impulso de comprar
Existen personas que sienten un gran impulso por comprar algo cuando están bajas de ánimo y tristes. Sienten que al comprar algo, de forma momentánea, su ánimo mejora, sin embargo, se trata de una sensación muy puntual que da lugar a una enorme sensación de vacío. Controlar el impulso a comprar supone tener un alto grado de inteligencia emocional y racionalizar el impulso.

Diferencia entre necesidad y capricho

Es importante aplicar el criterio de diferenciar entre una compra necesaria y un capricho que puede esperar para poder establecer un orden de prioridades y cuadrar la agenda de gastos mensual. La tentación que puede surgir ante un capricho es enorme, por ello, es básico no convertir el hecho de ir de compras en un plan de ocio. No vayas de tiendas si no necesitas comprar nada.

Incluso, si existe una tienda que te encanta y en la que compras de una forma habitual, puedes evitar pasar por esa calle buscando un trayecto alternativo. Tú conoces mejor que nadie tus debilidades y tentaciones de compra, por tanto, gracias a este autoconocimiento puedes elaborar un plan de acción previsible.

Dos presupuestos distintos

Elabora un presupuesto para atender los gastos necesarios de cada mes y fija también un pequeño presupuesto para darte algunos pequeños caprichos. No lleves tarjeta de crédito en el bolso a menos que ya hayas deliberado sobre una compra de un producto que has visto y te ha gustado de verdad.

Dedica tiempo a comparar precios y valorar otros productos que puedan ofrecer una buena relación de calidad y precio.

Cómo controlar el impulso de comprar

Hacer deporte y ejercicio físico

Realizar deporte y ejercicio físico de una forma habitual ayuda a tener pensamiento positivo y a tener un mayor grado de inteligencia emocional para limitar así, la tendencia hacia el consumo a través del autocontrol.