Cómo empaquetar para la mudanza
Si quieres aprovechar estos días para mudarte, puedes tomar nota de estos consejos y aprenderás cómo embalar para proteger tus objetos, evitando así los desperfectos durante el temido transporte. Antes de iniciar un traslado, debes tener bien claros los objetos transportar a tu nuevo hogar. Seguramente tendrás en casa trastos que ya no utilizas desde hace tiempo o que no cabrán en tu nuevo piso. Realiza una buena selección de lo que realmente necesitas, esta tarea te puede servir para hacer una limpieza a fondo y trasladar solamente lo verdaderamente útil e importante. Además, así el coste de la mudanza será también menor.

Por otro lado, gracias a la venta de los muebles o electrodomésticos que no vayas a mudar por el motivo que sea, puedes conseguir algún dinero extra, que te permitirá financiar el costoso traslado. Si no logras venderlos, antes de tirarlos, puedes optar por regalarlos a tus amigos o familiares:, puesseguro que encuentras a alguien que le puedan servir. Dar un nuevo uso a esa mesita de noche o aquella nevera que no tiene espacio en tu nueva casa.

Para que la mudanza sea un todo éxito, debes reunir una cantidad suficiente de papel-burbuja, papel de periódico, cajas de cartón de varios tamaños y cinta adhesiva. Algunas empresas comercializan nuevos modelos de cajas que son ideales para mudanzas. Embala sin desperfectos, debes tener en cuenta las siguientes indicaciones:

- Transporta las joyas personalmente para que los transportistas no caigan en la tentación.
- Reserva un par de cajas para almacenar lo que necesitas de forma más urgente: productos de limpieza, de aseo personal, bolsas de basura o algunas herramientas.
- Clasifica las cajas por estancia (cocina, baño, dormitorio, salón), e identifica cada caja escribiendo el nombre de la habitación o con pegatinas de colores. Esto te permitirá encontrar las cosas más rápidamente una vez lo tengas todo en el otro sitio.
- Realiza un inventario para comprobar que no te falta nada al llegar a tu nuevo hogar.
- Guarda aparte los objetos más delicados, como los platos o las copas, envueltos en papel de burbuja, también puedes rellenar los huecos con papel de periódico arrugado para evitar cualquier tipo de riesgo. Seguro que hay cosas muy frágiles.
- No traslades contigo alimentos congelados porque se pueden perjudicar por el camino.
- No utilices cinta adhesiva directamente sobre los muebles, ya que podrías estropearlos.
- Llena las casas completamente para evitar que los objetos bailen en el interior, en ese caso se podrían romper.
- La ropa, alfombras y cortinas que vayas a empaquetar deben estar limpias.
- Utiliza varios tamaños de cajas según las medidas y el peso de los objetos. Los objetos más pequeños y pesados, deben colocarse en cajas pequeñas, ya que pueden transportarse con más facilidad.

Para más información | Fotocasa