Cómo enfrentarse a la competencia
La competencia entre las empresas es cada día mayor. Por ello, para poder enfrentarnos a ella y salir airosos ante los consumidores, deberemos seguir una serie de pautas:

– Hacer análisis de la competencia: Esto supone que no debemos perderla de vista, sino conocerla y recabar toda la información que tengamos sobre ella, así como estar atentos a sus novedades, estrategias, etc. Mediante este análisis podremos conocer sus puntos débiles, lo que nos permitirá realizar una competencia efectiva con respecto a las otras empresas.

– Bajar los precios: Podemos competir bajando nuestros por debajo de los de la competencia. Sin embargo, esto no lo podemos hacer alegremente, ya que antes debemos tener la seguridad de que podemos hacerlo sin mermar la calidad de nuestros productos y después de estar seguros de que la competencia no puede hacer lo mismo.

– Diferenciarnos: Para ello debemos lograr ofrecer un bien o servicio con características diferentes a los de las demás empresas, y que al mismo tiempo resulte difícil ser copiado o imitado por la competencia.

– Innovar: Con ella lograremos evitar que la competencia nos alcance y ser líderes en nuestro campo. Esto significa que debemos lanzar nuevos productos al mercado o modificar regularmente el diseño de los que ya tenemos así como nuestra marca o logotipo. También podemos innovar con nuevas prácticas empresariales.

– Dar el mejor servicio al cliente: Un cliente satisfecho es un cliente fiel. Debemos brindar un trato amable, asesoría en la compra, un servicio de instalación eficaz, mantenimiento, posventa, etc.

– Aprovechas nuestras ventajas: Se trata de analizar lo que nos hace mejores que la competencia y potenciarlo. Puede ser el servicio al cliente, la tecnología, la logística… todo para mantener nuestro liderazgo.