Cómo hacer la maleta
Llega el verano y las vacaciones de millones de personas. Unos se quedarán más cerca, mientras que otros se irán más lejos, pero lo que sí es seguro es que todos vamos a tener que hacer las maletas para llevarnos con nosotros lo que necesitamos en otra parte. Por suerte, este año por fin lo haremos bien, la clave está en no llevaremos de más, ni de menos. Lo importante es llevarse lo que realmente vayamos a necesitar en nuestro lugar de destino. Aunque pueda parecer muy pesado, preparar la maleta es mucho más sencillo de lo que podemos pensar. Toma nota de estos consejos, y prepárate para disfrutar de tus merecidas vacaciones:

Cuando vayamos a preparar el equipaje, el tamaño sí que importa. Si vamos a estar fuera un fin de semana, no es preciso llevarnos un gran maletón, seguramente nos bastará con una ligera mochila. En cambio, si nos vamos dos semanas, necesitaremos más ropa y una maleta de mayor capacidad, ideal que lleve ruedecitas si tenemos que pasar por el aeropuerto. Escoger bien el tamaño es fundamental.

También debemos saber si el lugar en el que veraneamos dispondremos de lavadora, en ese caso necesitaríamos menor cantidad de ropa y podríamos llevar una maleta más pequeña. Si vamos a viajar en avión, recuerda que el tamaño del tamaño del equipaje afectará en su coste de facturación. Las compañías low cost aplican restricciones respecto al número y el tamaño de la las maletas (normalmente una) que pueden transportarse de forma gratuita.

Para optimizar el espacio de una maleta es importante hacer una lista previa de que vamos a llevarnos. Es la única forma de no dejarse nada. En el momento de decidirnos por unas prendas u otras, debemos tener en cuenta el clima del país al que viajamos y la estación del año en la que se encuentran. No olvides que en el hemisferio sur, cuando en Europa es verano, allí es invierno. Toma las prendas más cómodas, recomendable que sean de algodón. No olvides que si vas a un hotel, probablemente tengas a tu disposición toallas y otros productos de higiene.

Finalmente, la clave de una buena maleta será colocar la ropa de forma que nos entre todo, no es misión imposible, aunque al principio lo perezca. Es recomendable colocar el fondo los zapatos, pantalones, y arriba las prendas más delicadas como camisas, vestidos y pañuelos. Los huecos que quedan libres, pueden rellenarse con ropa interior y prendas que no necesitan un doblado especial. ¡Ahora solo queda disfrutar!

Para más información | Fotocasa