Cómo hacer una factura
Toda empresa que se precio o los trabajadores autónomos deben emitir factura por los trabajos realizados. Te explicamos las bases para elaborar una factura correcta y segura, con el fin de no tener problemas ni con el pagador ni con la Agencia Tributaria. Receurda que la factura no es otra cosa que un documento que refleja la entrega de un producto o la realización de un servicio por un importe determinado. La factura sirve en todo caso como justificante fiscal de los ingresos obtenidos y, al mismo tiempo, confiere seguridad económica y laboral al trabajador por el importe que recibirá a cuenta.

Campos que debe contener una factura

• La factura tiene que contener el nombre y domicilio del emisor, así como el NIF del profesional autónomo o empresa.
• Debe identificarse el documento con un número. Siempre tendrá el mismo formato y siempre de forma correlativa, sin saltarse la numeración.
• Fecha de factura, que corresponderá a la fecha de emisión de la misma. Siempre deben emitirse en orden cronológico.
• Datos completos del pagador o cliente, es decir, de la persona o empresa a la que va dirigida la factura: nombre completo, dirección o razón social y NIF.

Datos económicos en la facturación

• El concepto debe mostrar una descripción completa del trabajo realizado o servicio prestado.
• El importe del trabajo sin aplicarle ningún impuesto (base imponible o importe bruto).
• Impuesto sobre el valor añadido (IVA), especificando el tipo impositivo.
• En el caso de que quien emita la factura sea una persona física, al importe de la base imponible hay que restarle el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que supone un 15% del montante bruto. Conviene saber que en el primer año que se ejerce como autónomo y los dos siguientes se puede aplicar un IRPF de sólo el 7%.
• Total neto a percibir, que será el resultado de la base imponible más el IVA y menos el IRPF.
• También habrá que poner la forma de pago pactada con el cliente. Si se realiza mediante domiciliación bancaria hay que incluir el número de cuenta en el que se desea ingresar la cantidad solicitada.

Por último, recordar que se deben conservar las facturas emitidas por lo menos cuatro años a partir del último día de la presentación de la declaración en Hacienda, pues si hay inspección te las pueden pedir. Las facturas las puedes guardar tanto en papel como en soporte digital siempre que sean las originales.