Cómo matricularse en la universidad
El primer paso es hacer la selectividad, una vez terminada la prueba, los futuros universitarios que la superan deben iniciar el proceso de admisión en la universidad. Se comienza con una preinscripción en la titulación elegida y después, si obtiene la plaza dependiendo de la nota que hayas sacado, se procederá a la formalización de la matrícula. Las universidades establecen los plazos y fechas límites a las que se deben ajustar los estudiantes para realizar estos procedimientos. Para no quedarse fuera de la carrera, es recomendable informarse antes de las normativas, procesos y reglamentos específicos de cada centro de educación superior.

Deberás elegir uno o varios posibles estudios en la preinscripción (solicitud de plaza), siempre en el distrito universitario correspondiente e indicar el orden de preferencia. La nota de corte será la que determine tu futuro. Si la titulación elegida no tiene límite de plazas, el estudiante puede formalizar la matrícula en el mismo momento de la preinscripción, pero no suele ser lo más habitual. Normalmente tendrá que esperar hasta la publicación de la lista de admitidos para iniciar este trámite definitivo.

Los estudiantes que hayan presentado solicitud de admisión para cursar estudios universitarios probablemente recibirán una comunicación personal que les confirma si se les ha admitido o no en alguna de las titulaciones elegidas. En este mismo comunicado, conocerás el plazo o los días en los que debes acudir a la universidad correspondiente para formalizar la matrícula, en algunos casos ya se puede realizar con Internet sin salir de casa.

La documentación necesaria para completar el procedimiento de matrícula: fotocopia del Documento Nacional de Identidad (DNI), fotos tamaño carné y tarjeta de calificación de las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU). Por otra parte, se exigen los documentos que acrediten la condición de beneficiario por familia numerosa o acreditación de minusvalía. Estas deducciones reducen considerablemente el coste de la matricula y se aplican en general en todas las universidades públicas.

El coste del primer curso de una carrera puede variar desde 655 euros hasta más de 18.000.