Cómo reclamar a las compañías eléctricas por cortes en el suministro
Un corte en el suministro eléctrico nos provoca un gran perjuicio en nuestra vida diaria, y más si dura varios días. Parece que ante esta situación los usuarios no podemos más que resignarnos y tener paciencia, pero no debemos olvidar que también podemos reclamar ante la compañía.

Las reclamaciones más corrientes son:
– Por cortes en el suministro eléctrico que no estén programados para mantenimiento o trabajos en las redes eléctricas y que sean por periodos largos. En este caso podemos pedir a la compañía que ajuste la factura a las horas que hemos tenido electricidad más una indemnización que variará según las horas que ha durado el corte en el suministro y los perjuicios que nos haya causado.

– Calidad del suministro que recibimos, tomando como modelo las características del suministro que hemos contratado. Si el que recibimos nos estropea electrodomésticos, o debemos tirar comida porque el frigorífico o el congelador han dejado de funcionar, podemos reclamar a la compañía presentando las factura. Es importante en este caso que pidamos a la compañía eléctrica que nos mida la potencia que recibimos en nuestro domicilio.

Hechos no reclamables ante las compañías:
Cortes en la luz por causa mayor, como desastres naturales, accidentes provocados por terceros… en este apartado no se incluyen causas meteorológicas habituales en la zona. En estos casos, cuando el número de abonados afectados es muy grande, es el Ayuntamiento quien reclama a la compañía eléctrica.

Cómo reclamar:
Comenzaremos escribiendo una carta al departamento de atención al cliente de la empresa, de la que haremos una copia que enviaremos a la Oficina de Consumo de la localidad donde residamos.

Si la empresa no atiende nuestra petición, podemos bien recurrir a la vía judicial o bien reclamar ante la Comisión Nacional de la Energía, trámite que podemos realizar por internet.