Cómo reclamar ante la compañía de seguros
Contratar un seguro es relativamente fácil. Sin embargo, los problemas pueden llegar cuando necesitemos la cobertura que nos da el seguro. En esos casos pueden aparecer diferencias de interpretación de las pólizas entre nosotros y la compañía o desacuerdos a la hora de valorar económicamente los bienes asegurados. Es en estos momentos cuando debemos plantearnos la posibilidad de reclamar ante la compañía.

Lo primero que debemos hacer es ponernos en contacto con nuestra aseguradora, bien a través del agente de seguros o bien mediante su servicio de atención al cliente. Sin embargo, es raro que en este primer contacto nos solucionen la reclamación, con lo cual deberemos reclamar por escrito.

En esta reclamación haremos constar todos los hechos y si ya nos hemos puesto en contacto con la compañía y lo que nos han dicho. A partir de este momento la compañía dispone de dos meses para cursar nuestra reclamación. Si la acepta, aquí finaliza el proceso.

Si la compañía no se aviene a nuestra reclamación, deberemos reclamar ante la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, que depende del Ministerio de Economía y Hacienda y se encarga de regular las aseguradoras que trabajan en España.

La Dirección General de Seguros resolverá nuestra reclamación en un plazo máximo de cuatro meses, transcurridos los cuales emitirá un informe que no es de obligado cumplimiento para la aseguradora.

Por ello, puede darse el caso de que contemos con el informe favorable de la Dirección General de Seguros, pero la compañía aseguradora continúa sin atender a nuestras peticiones. El último paso entonces es interponer la correspondiente reclamación judicial contra la compañía.

Dado que es un proceso complejo, debemos asegurarnos bien de seguir todos los pasos para lograr que nuestra reclamación prospere.