Cómo reconocer un dólar falso
Te mostramos las especificaciones necesarias para que puedas reconocer un billete de dólar falso. Lo primero que tienes que mirar es el papel. La impresión del billete es calcográfica, lo que significa que le deja un relieve fácilmente reconocible al tacto. Cuando tocas el billete y parece muy suave, seguramente es falso. La textura del billete original es gruesa y áspera.

Luego el color también puede ser diferente, en el billete auténtico los colores vivos y brillantes se combinan con algunos pálidos, en fuertes contrastes. En los falsificados, los colores son pálidos en general, aunque existen copias de billetes falsos idénticos.

Lo fundamental es localizar las tres marcas distintivas que distinguen a los billetes auténticos. Primero los filamentos plateados que aparecen en el frente del billete se ven como una línea bajo una lupa, mientras que en los billetes falsos estos filamentos están hechos con tinta metálica y se ven puntitos separados. Por otro lado, tienen unas fibras o hilos color café que se le agregan a la pasta de papel original y que los falsificados no las tienen. Finalmente, la marca de agua produce diferencias de espesor en el papel y al trasluz permite ver una imagen. Los falsificadores tratan de imitar esta técnica usando cera o tintas.

Por último, los números de serie y los bordes están claramente dibujados, las líneas son firmes y los espacios están perfectamente medidos. En los billetes falsos, los números están irregularmente separados y las líneas no se distinguen claramente.

Lo mejor que puedes hacer para que no te estafen, es coger un billete original, auténtico y obsérvalo bien. Llévalo contigo para poder compararlo. Conocerlo bien es el mejor método. Realiza siempre transacciones en un banco o institución de confianza. No compres en tiendas de mercadillo. Tómate el tiempo que necesites para verificar todos los detalles que enumeramos aquí, con el fin de conocer si el dinero es verdadero.

Recuerda que si llevas a un banco un billete falso tienen la obligación de retirarlo de la circulación, con lo que será dinero perdido. La picaresca está en intentar colárselo a alguien, seguro que otra persona se lo queda como te pasó a ti.