Cómo retirar el dinero de una cuenta bancaria tras el fallecimiento del titular
Cuando fallece el titular de una cuenta bancaria, el banco al que pertenece dicha cuenta tiene la obligación de bloquearla hasta que los herederos presenten la documentación que los acredita como tales.

Si dicha cuenta tiene dos titulares, por ejemplo, el fallecido y uno de sus hijos, sólo quedará bloqueada la mitad del saldo que existía en la cuenta en el momento del fallecimiento, ya que se entiende que la otra mitad pertenece al titular que aún sigue vivo, que sólo tiene acceso a dicha mitad, ya que la otra entra automáticamente a formar parte de la herencia.

La documentación que hay que presentar para demostrar la titularidad de los herederos puede variar de una entidad bancaria a otra, pero los documentos que siempre nos van a exigir son los siguientes:

- Certificado de defunción, que acredita el fallecimiento del titular.

- Documento acreditativo de la aceptación de la herencia: Aceptar la herencia es el primer paso para poder reclamarla. Esta aceptación se debe hacer ante notario, y será este documento notarial lo que tendremos que presentar.

- Certificado de últimas voluntades: Lo expide el Registro de Actos de Última Voluntad, a cargo del Ministerio de Justicia. En este documento se acredita si el fallecido hizo testamento o no antes de morir y, si se hizo, ante qué Notario se realizó dicho trámite.

- Formulario de liquidación del Impuesto de Sucesiones, cuando éste sea necesario, que acredite que hemos realizado el pago de todos los impuestos derivados de la aceptación de la herencia.

- Testamento: Es necesario presentar una copia del mismo, ya que en él van a aparecer tanto los herederos como los bienes a los que tienen derecho y la partición de los mismos. Si el fallecido murió sin hacer testamento, se deberá presentar una Declaración de Herederos realizada ante Notario o ante un Juzgado, según el caso.