Cómo solicitar una excediencia laboral
A veces, por cuestiones familiares o, simplemente porque necesitamos un respiro en nuestra actividad laboral, necesitamos pedir un tiempo de descanso en la empresa. Para ello podemos optar por solicitar una excedencia laboral, que es la solicitud que hace el trabajador para dejar de trabajar durante un tiempo, que será diferente según el tiempo de excedencia y la empresa suele tener la obligación de concederla siempre que el trabajador lleve más de un año en la empresa y haga más de cuatro años que pidió una excedencia anterior, si es que lo hizo. Si la empresa no la concede dándose todos los requisitos, el trabajador puede denunciar a la empresa

La diferencia entre la excedencia y la baja laboral es que durante el periodo que dura la excedencia, como de forma voluntaria decidimos no trabajar, no podemos percibir un sueldo ni cobrar un paro. La parte positiva es que, cuando termina la excedencia, la empresa debe volver a contratar al trabajar en el mismo puesto o un similar al que tenía antes de solicitarla, aunque esto siempre depende del tipo de excedencia que se haya solicitado.

Podemos pedir dos tipos de excedencias:
– Por motivos personales: Para descansar, preparar oposiciones, trabajar en otra empresa, etc. Es totalmente legal si se cumplen todos los requisitos y puede durar entre dos y cinco años.

– Para cuidar a familiares: Para cuidar a un hijo, que puede pedirse hasta que el hijo tenga tres años, en cuyo la empresa sólo deberá guardar el mismo puesto al empleado durante el primer año del hijo. A partir de entonces le puede recolocar en otro distinto, o a un familiar que no trabaje y no pueda valerse por sí mismo y con una duración máxima de un año.

Para solicitarla hay que presentar un escrito en el departamento de recursos humanos de la empresa indicando nuestros datos y la fechas de la excedencia. Cuando es por motivos personales no es obligatorio indicar el motivo de la excedencia.