Cómo vender una vivienda de VPO
Si has sido afortunado, en algún momento puedes haber accedido a una Vivienda de Protección Oficial (VPO), es decir, una vivienda que no sólo te habrá costado menos que otras del mercado, sino que además te habrá permitido beneficiarte de ayudas de la administración. Sin embargo, puede llegar un momento en que decidas que esa casa ya no se ajusta a tus necesidades y te plantees venderla. Puede que sea entonces cuando te surja la duda de si realmente la puedes vender y de si puedes hacerlo al precio que tú quieras.

La respuesta es sencilla. Sí la puedes vender, siguiendo siempre las condiciones que aparezcan en el contrato de la vivienda pero no al precio que tú quieras. Antes sí era posible comprar una vivienda de VPO y venderla por un precio mucho mayor que el de compra, pero ahora la administración controla mucho más dichas operaciones.

Por ello, en la actualidad, el precio máximo al que puedes poner a la venta tu vivienda de VPO es aquel por el que tú la compraste con lo cual no podrás ganar dinero con la venta de la casa. En este caso es la administración quien, tras expedirte el permiso para la venta de la casa, denominado libertad de cesión, te indicará cuál es el precio máximo a la que lo puedes vender. Por otro lado, cuando pidas la libertad de cesión, la administración dejará de darte las ayudas que hayas estado recibiendo hasta ese momento, como el pago de parte de los intereses y además te pedirá que le devuelvas las ayudas que has recibido, incluidos los intereses que dichas ayudas hayan generado.

Cuando quieras obtener el documento de libertad de cesión, debes presentarte ante la administración y justificar el motivo de la venta, aunque esto tiene valor sólo informativo. En ese momento la administración, si quiere, puede comprarte ella la casa pagando el precio fijado para la misma