Compartir coche para ir al trabajo
Muchos de nosotros, bien por economía, o por culpa de los atascos, hemos decidido pasarnos al transporte público. Esto, que es una opción muy rentable cuando los desplazamientos se hacen por la ciudad, ya que nos ahorra tiempo y dinero, nos puede suponer emplear una gran cantidad de nuestro tiempo libre si tenemos que desplazarnos de una población a otra para llegar a nuestro puesto de trabajo, agotándonos en largas esperas y transbordos interminables.

Para esto hace tiempo que han encontrado una solución en los países anglosajones: el denominado carpooling o, lo que es lo mismo, compartir coche para ir a trabajar. Esto es algo que aún no está muy arraigado en España y para confirmarlo no hay más que ver los interminables atascos formados por coches ocupados por una sola persona. Pues bien, gracias al carpooling conseguiremos un gran ahorro de tiempo y de dinero.

Ahorraremos tiempo, ya que, al utilizar varias personas el vehículo, podremos circular por los carriles Bus VAO (vehículos de alta ocupación) de acceso y salida de las grandes ciudades, y de ese modo podremos librarnos de los atascos. Y ahorraremos dinero, ya que dividiremos el coste de la gasolina entre el número de personas con las que compartamos el vehículo. Si somos cuatro, abonaremos sólo la cuarta parte del coste anual del combustible de los desplazamientos, aparte del ahorro en el coste de mantenimiento del vehículo, ya que no lo utilizaremos a diario.

El carpooling lo podemos organizar entre compañeros de trabajo que sigan la misma ruta, acordando o bien la rotación de coches o, si alguno no tiene vehículo, acordando pagar una parte de la gasolina. Y si no tenemos la fortuna de que ninguno siga una ruta que nos venga bien, podemos buscar en internet páginas web dedicadas al carpooling que sin duda nos ayudaran a encontrar compañeros de viaje.