Consecuencias del abandono del puesto de trabajo
El abandono de su puesto de trabajo llevado a cabo por los controladores aéreos ha ocasionado el cierre del espacio aéreo español, con los consiguientes perjuicios tanto para los pasajeros que iban a disfrutar de sus vacaciones como para el sector turístico. Una vez que la situación vuelve poco a poco a la normalidad, muchos se preguntan qué consecuencias tiene para el trabajador el abandono de su puesto de trabajo.

La respuesta no es sencilla, ya que no es una situación regulada en el Estatuto de los Trabajadores. Sin embargo, según la práctica laboral, se entiende que si el trabajador se ausenta de su puesto de trabajo el empresario puede optar entre determinar la baja voluntaria del trabajador o despedirlo bajo la modalidad de un despido disciplinario, con la cual el trabajador pierde todo derecho a cualquier indemnización.

También se contempla la posibilidad de que el empresario pueda reclamar al trabajador los daños y perjuicios que le ha causado dicho abandono. También puede descontar de la liquidación del trabajador el salario correspondiente a los días de preaviso incumplidos según esté previsto en el Convenio por el que se rija dicho puesto de trabajo.

En estos casos, el empresario debe requerir al trabajador la vuelta a su puesto de trabajo mediante un buro fax o cualquier otro documento que deje constancia del requerimiento. Si el trabajador no se presenta o no justifica debidamente su ausencia, el empresario puede abrir expediente disciplinario al trabajador y despedirlo posteriormente.

Es necesario también tener en cuenta que el trabajador que abandona su puesto de trabajo no se encuentra en una situación legal de desempleo, por lo cual no tiene derecho a recibir las correspondientes prestaciones derivadas de dicha situación.