Consejos para definir tus objetivos de ahorro
El ahorro se organiza de un modo más realista a partir de objetivos concretos y específicos. Conviene partir de la base de que todo plan de ahorro es personalizado a las propias circunstancias del ahorrador. Por tanto, el primer paso para concretar estos objetivos es que analices tu situación personal o familiar.

En qué ámbito quieres ahorrar

Existen distintas esferas de la vida y cada ahorrador establece un orden de prioridades pudiendo dar mayor importancia al ahorro en un sector en concreto, por ejemplo, en el ocio. Acota tu campo de aplicación de estrategias concretas para poder definir mejor esos objetivos que van a guiar tu economía durante los próximos meses.

Puedes plantearte ahorrar en distintos campos, tú eliges en cuál: formación, cesta de la compra, ropa nueva, salidas a restaurantes, gastos en libros… Analiza tu estilo de vida habitual y tus tendencias de consumo para conocer mejor cuáles son esos hábitos que has tenido hasta ahora y cuáles quieres reorientar desde hoy mismo. Por ejemplo, tal vez hayas decidido reducir el número de veces que vas al cine y te planteas la alternativa de tomar películas en préstamo en la biblioteca.

Consejos para definir tus objetivos de ahorro

Analiza tus recursos disponibles

Por tanto, una vez que has definido tus objetivos de ahorro debes preguntarte cómo lo vas a hacer. Es decir, cómo vas a ahorrar ese dinero que te has marcado. Y para que esta posibilidad de ahorro sea realista tienes que ponerla en relación con tus recursos económicos mensuales y con tus gastos fijos.

Además, para aumentar tu constancia en el cumplimiento de tus objetivos también puedes elaborar una lista de cuáles son tus motivaciones de ahorro. Para poner en orden tus metas es recomendable que no te marques más de tres ideas en un primer momento. El ahorro también requiere de orden.