Consejos para ahorrar energía en verano
En verano se producen las puntas de gasto de electricidad más altas de todo el año, debido al funcionamiento de los aparatos de aire acondicionado, ventiladores, etc. Esto hace que ahorrar energía en la época estival sea beneficioso no sólo para nuestro bolsillo, sino también para el cuidado del medio ambiente. Para lograrlo basta con seguir unos pequeños consejos:

– Aire acondicionado: Lo mejor es utilizar termostatos para regular la temperatura y que de ese modo se mantenga constante a la gradación adeudada. En verano la temperatura ideal es en torno a los 26ºC, sobre todo teniendo en cuenta que cada grado que queramos enfriar aún más la estancia conllevará un consumo adicional de energía de entre un 6 y un8%.

El aparato de aire acondicionado se debe colorar en un lugar ventilado y donde no le dé el sol, como los patios sombríos o las fachadas que estén orientadas al norte. También es necesario limpiar el filtro al menos una vez al mes y controlar que funcione correctamente.

– Aislamiento de la vivienda: Para evitar tener que invertir demasiada energía en enfriar la vivienda, lo mejor es instalar burletes adhesivos en las ventanas, lo que reducirá entre un 5 y un 10% nuestro consumo de energía. También nos ayudará a ahorrar la instalación de ventanas de doble acristalamiento.

– Frigorífico: Debemos evitar la formación de escarcha, pues ésta obligará al frigorífico a consumir un 30% más de energía, así como abrir la puerta del mismo lo menos posible o no dejarla abierta para evitar la pérdida de frío.

– En la cocina: lo mejor es utilizar recipientes con fondo plano que tenga un diámetro uno o dos centímetros mayor que el fuego del gas o de la vitrocerámica, con lo cual ahorraremos un 20% de energía. Si el fondo es termodifusor, el ahorro será aún mayor.