Compaginar trabajo y estudios
Trabajar y estudiar al mismo tiempo no es una tarea fácil. Después de dedicar ocho o más horas a nuestro trabajo diario, llegar a casa y ponerse delante de los libros no es lo que más nos apetece. Sin embargo, puede que sea necesario completar nuestra formación para poder desarrollar nuestra trayectoria profesional, realizando Másters y cursos a lo largo de nuestra vida laboral, o puede que nos hayamos decidido por dejar nuestro empleo y lanzarnos a la aventura de preparar unas oposiciones para entrar a trabajar en la Administración. Sea cual sea el motivo, existen una serie de pautas que nos ayudarán a que esta tarea sea más sencilla:

– En primer lugar debes realizar una buena planificación de tu tiempo teniendo en cuenta que debe ser realista para no sentirte frustrado y poder llevarlo a buen término. Recuerda que una buena planificación se basa en la flexibilidad. Debes dejarte días en blanco para poder hacer frente a los imprevistos.

– Implica a tu familia en el estudio: El apoyo de los demás es esencial, sobre todo a la hora de que respeten tu tiempo de estudio. Quizá tengáis que reorganizar actividades o aspectos de la vida familiar, pero si todos estáis de acuerdo, esta tarea es mucho más sencilla.

– Cuidado con el estrés: Dado que vas a tener mucho tiempo del día ocupado, el estrés puede llegar con facilidad. Para evitarlo, debes, en primer lugar, descansar y dormir lo suficiente, ya que el agotamiento te impedirá rendir. También es buena idea dedicar un tiempo del día a practicar algún deporte para despejar la mente y desentumecer el cuerpo.

– Acuérdate de por qué lo estás haciendo: Seguramente en muchas ocasiones te sentirás tentado a dejar de estudiar. En esos momentos recuerda por qué tomaste la decisión de estudiar, para que te sirva de motivación.