Consejos para contratar un depósito a plazo fijo
A la hora de depositar nuestros ahorros y conseguir rentabilidad por ellos sin perder seguridad, una de las opciones que podemos barajar es un depósito a plazo fijo. Aquí te damos unos consejos para que elijas el mejor:

– Lo primero es evaluar el plazo temporal del depósito, y tener muy claro que no vayamos a necesitar ese dinero hasta que cumpla el plazo del depósito para gastos imprevistos e inaplazables. Por ello es bueno que hagamos una previsión de gastos familiares y que decidamos cual es el plazo que mejor se ajusta a nuestras posibilidades y que, al mismo tiempo, nos aporta mayor rentabilidad.

– Verifica cual es el interés real que percibirás. Normalmente te informarán del tipo de interés TAE, pero el que te darán a ti será un poco más bajo. Asegúrate de que te indican el interés real.

– Fíjate en el capital mínimo y máximo que se puede invertir, para que sea un depósito que se adapte a la cantidad de dinero que puedes o deseas invertir.

– La cancelación anticipada de estos depósitos conlleva una penalización, que en ocasiones puede ser muy alta. Infórmate y clarifica muy bien este punto, para que, en caso de que necesites el dinero, no te lleves una sorpresa desagradable.

– A veces, la rentabilidad del depósito es en especie, y la entidad donde depositas tu dinero te va haciendo regalos como un televisor, una cubertería…, en este caso asegúrate de que el precio de los objetos es equivalente al beneficio que obtendrías si la rentabilidad fuera en dinero.

– Asegúrate muy bien del interés que firmas y decide cuando te liquidan los intereses, si es con una determinada periodicidad, trimestral o semestral o al final del plazo del depósito.

– Y, como aconsejamos siempre, lee detenidamente las cláusulas del contrato, sobre todo la letra pequeña, y pregunta cualquier duda que tengas.