Consejos para evitar ser despedido
La crisis económica se está notando en el ámbito laboral, muchas empresas han tenido que despedir empelados para poder seguir con su actividad. Esto es algo completamente licito y por lo que tenemos que estar preparados por si llega nuestro momento. Sin embargo, con algunos consejos conseguirás cuidar tu puesto y lugar de trabajo. Sigue estas recomendaciones para no dar razones de despido a tu empleador.

Puntualidad. Ser una persona que llega siempre a tiempo a sus obligaciones es una muestra de respeto al tiempo de los demás y supone un acto de profesionalidad. En caso de no serlo, implica desinterés y desconsideración, evidencia una informalidad que podría ser una causa de despido. No olvides sincronizar los relojes y planear el tiempo que tienes desde tu casa hasta la oficina.

Tolerancia. Ser tolerante requiere mantener una actitud de consideración y respecto con aquellas opiniones diferentes a las nuestras. Es fundamental sobre todo trabajando en equipo, ya que los errores de tus compañeros te permitirán que sirvan de base para nuevas propuestas.

Relaciones interpersonales. Es importante tener contactos, es algo que facilita la resolución de los problemas y en el trabajo te sentirás mucho más valorado. Intenta construir relaciones personales en tu entorno laboral, pero evitando que vayan más lejos de lo profesional. Seguramente será bueno tener amigos y aliados dentro de la empresa, en cambio tener a la secretaria como amante no algo muy bien visto.

Conoce cómo trabaja tu jefe. Es fundamental que entiendas qué considera tu jefe un trabajo “bien hecho”. Procura hacerlo o presentarlo de esa manera y no de otra. Estarán más conformes con tu desempeño y querrán sostenerte como trabajador en su empresa. Si algo de lo que hacen no te gusta o piensas que se puede mejorar, no dudes en hacerlo, la iniciativa también es muy valorada por los superiores.

Anula posibles enemigos. En el caso de que detectes algún enemigo dentro de tu trabajo es mejor neutralizarlo o solucionar las cosas de forma cordial. De lo contrario, sólo te traerá problemas y tratará de perjudicarte. Prueba de acercarte, invítalo a tomar un café o a comer, encuentra intereses comunes que te ayuden a construir una relación, por lo menos para que no te haga la vida imposible.

Conocimientos. El mundo y la tecnología van muy rápido como para que permanezcas sin renovar tus conocimientos o formación profesional. Es fundamental que te actualices constantemente. De este modo siempre agregarás valor en tus acciones y serás de utilidad para tu empleador.