Consejos para superar las pruebas de selección de personal
Dada la gran cantidad de candidatos que optan a cada puesto de trabajo que se oferta, las empresas deben seguir unos métodos para realizar una selección entre los mismos. Esta selección debe ser objetiva, de forma que les permita valorar qué candidados de entre los que se presentan están mejor preparados y, de entre éstos, cuáles cuentan con las aptitudes necesarias para cubrir el empleo que se ofrece. Para ello se realizan las pruebas de selección, que pueden durar entre una y cinco horas y pueden ser nuestro pasaporte hacia el empleo.

Las pruebas más comunes son las siguientes:

– Pruebas profesionales: Sirven para evaluar los conocimientos necesarios para desarrollar una actividad concreta. En ellas, pueden pedirte que redactes un informe, repares un aparato o soluciones un problema concreto.

– Test de aptitudes intelectuales: Sirven para evaluar las capacidades intelectuales para realizar tareas acordes con el puesto de trabajo. Normalmente se trata de cuestionarios tipo test que tienen un límite de tiempo. En estas pruebas se valorará el razonamiento abstracto, las aptitudes verbal, numérica y espacial y la capacidad manipulativa. Para realizarlos, asegúrate de comprender las instrucciones. Lee atentamente los enunciados y trabaja deprisa pero seguro, dejando las preguntas que más tiempo te lleve responder para el final.

– Cuestionarios de personalidad: Dependiendo de las características del puesto, te harán este tipo de cuestionario. Para completarlo, sigue las instrucciones atentamente y sé sincero en las respuestas. No elijas respuestas muy extremas, ya que en el punto medio está la virtudo y trabaja deprisa para terminar el cuestionario.

– Estudios grafológicos: Sirve para estudiar tu escritura a partir de un documento redactado a mano. Cuando lo hagas, cuida los márgenes, que las líneas de escritura sean horizontales, cuida la etra para que sea legible y no olvides firmarla.