Contrato de arras o señal en la compraventa de una vivienda
Si queremos comprar o vender una vivienda, el primer paso que daremos para ello será firmar un contrato de arras, en el cual quedará constancia de que el vendedor se compromete a vender la vivienda al comprador, se recogerá el precio de la vivienda y la cantidad que el comprador va a dejar como señal para la venta. Si antes de la formalización de la compra el comprador decide no comprar la vivienda, pierde la señal, pero si es el vendedor quien decide no vender, deberá darle al comprador el doble de la cantidad que éste pagó como señal.

Si compramos la vivienda a una inmobiliaria, ésta nos facilitará el modelo estándar de contrato de arras, pero si la compraventa se realiza entre particulares, se puede redactar el contrato con mayor libertad, pero teniendo siempre cuidado de que en él figuren todos los elementos necesarios para que el contrato sea válido, que son los siguientes:

En la primera parte del contrato deben figurar el nombre del comprador y el del vendedor, sus respectivos números de NIF y su estado civil.

A continuación se recogen todos los datos legales sobre la vivienda sobre la que se formaliza la compraventa, para lo cual el vendedor debe aportar toda la documentación necesaria: el contrato de compraventa o de herencia, la escritura pública que indique que es de su propiedad y la referencia catastral.

El siguiente paso es recoger las cláusulas del contrato, que pueden variar dependiendo de quien redacte el contrato, pero nunca puede faltar una en la que se indique el precio de la vivienda, y otra en la que se recoge la cantidad de dinero que se da como señal.

Es muy importante que ambas partes estén de acuerdo en el contenido de todas las cláusulas, ya que este contrato, aunque firmado entre particulares, vincula a ambos.