Contrato privado de compraventa de la vivienda
Cuando se adquiere una vivienda es frecuente que, antes de la firma de la escritura pública, las partes firmen un contrato de compraventa de dicha vivienda para, de ese modo, tener garantía de que la otra parte va a cumplir con la venta o con la compra prometida. La firma de este contrato no es obligatoria, sino opcional y al ser privado obliga sólo a las partes que lo han firmado.

Sin embargo, aunque sea opcional, se debe ser cauteloso a la hora de redactar dicho contrato ya que en la escritura de compraventa deberán constar los puntos que se hayan pactado en este contrato.

Para que sea válido, el contrato de compraventa debe contener la siguiente información:

– Una descripción detallada de la vivienda, en la que se indiquen todas las cuestiones que sean relevantes tanto para el comprador como para el vendedor en relación a la vivienda.

– Las condiciones en las que se adquiere el inmueble. En este apartado se debe detallar el precio de compra de la vivienda, así como los gastos que asume cada parte y cómo se va a realizar el pago, si va a ser al contado, teniendo o no hipoteca o si se ha acordado el pago aplazado, en cuyo caso se recogerán los plazos y las cantidades a pagar en cada uno de ellos.

– La fecha de entrega de las llaves. En este apartado se recomienda recoger una cláusula en la que se recoja la sanción que soportará el vendedor si se retrasa en la entrega. Esta cláusula está pensada sobre todo para viviendas de nueva construcción.

– La participación en los elementos comunes del edificio que tiene la vivienda que vamos a adquirir.
– Las servidumbres y cargas que soporta la vivienda.