Créditos para personas discapacitadas
Seguramente, lo más interesante de los créditos que se ofertan para personas discapacitadas es que no cobran intereses ni comisiones. Se puede solicitar un importe de hasta 10.000 euros y tenemos un plazo de entre uno y cinco años para amortizarlo.

Para su concesión, las entidades exigen a los solicitantes que presenten el certificado de minusvalía que acredite un grado de discapacidad superior al 33%. Normalmente, las personas que lo solicitan lo hacen para mejorar su calidad de vida, utilizándolos para diversos fines:

– Adquisición de prótesis, audífonos, gafas, etc.

– Reformar la vivienda para adaptarla a sus necesidades, así como los vehículos.

– Sufragar gastos o tratamientos médicos relacionados con su dolencia.

Para que el crédito cubra estos gastos es necesario entregar las facturas de las reformas de la casa o coche, así como las de las facturas de la compra de audífonos, prótesis u otros artículos. Estos préstamos se conceden tanto a las personas con discapacidad como a quienes les cuidan.

Las entidades donde podemos encontrar este tipo de créditos son Caja Ávila, BBVA, Caixa Sabadell y Caja Castila la Mancha. En el caso de Caja Castilla la Mancha, es la Comunidad la que sufraga los intereses de estos préstamos.

Por otra parte, la Comunidad de Madrid y la ONCE han firmado un convenio de colaboración para estimular la lectura en personas invidentes, con lo que las ayudas a la discapacidad van más allá de lo puramente económico. En este aspecto se prevé crear un servicio de “telebiblioteca”, por denominarlo de algún modo, que consistirá en llevar los libros en braille a las viviendas de los usuarios que lo soliciten. El acceso a esta biblioteca en braille, que dispondrá de las últimas novedades editoriales, se realizará mediante teléfono o Internet.