Cuentas bancarias para extranjeros
Las cuentas específicas para particulares procedentes de otros países incluyen productos y servicios que les facilitan mucho la vida, como el envío de remesas desde cajeros automáticos y un seguro de repatriación en caso de accidente. También disponen de servicios de orientación, asistencia personal, asesoramiento médico y ayuda domiciliaria sanitaria.

Otra de las ventajas es que los tipos de interés de sus cuentas corriente son bajos y rondan entre el 0,10% y 0,75%. Por regla general no contemplan comisiones por mantenimiento, pero suelen cobrar una cuota mensual de entre 3 y 10 euros, a cambio de gestión gratuita de la acreditación de no residencia, préstamos solidarios para poner en marcha un negocio o servicio de asesoramiento telefónico.

Cada entidad financiera dispone de una cuenta para este colectivo, diseñadas para inmigrantes, que ponen especial atención en facilitar las transferencias a sus países de origen. Sus principales características son las siguientes:

– Proporcionan tipos de interés similares a las cuentas de clientes españoles.
– Son confeccionadas en su idioma para poder entender los términos financieros.
– Ofrecen los servicios más demandados como el envío de remesas o transferencias hacia su país o una póliza de repatriación en caso de fallecimiento.
– Como reclamo potencian otros servicios añadidos: orientación y asistencia personal, asesoramiento médico y ayuda domiciliaria sanitaria.
– No incluyen tarjetas de débito o crédito gratuitas durante los primeros años.
– La oferta es bastante amplia, por lo que no es complicado encontrar alguna que se adapte a las características del cliente.
– El acceso a los créditos es más reducido debido a la baja calidad de empleo.
– No aplican comisiones de mantenimiento, aunque tienen un coste mensual reducido.