Cuidado con las bonificaciones en los tipos de interés
Mientras tramitamos nuestro préstamo hipotecario es habitual que la entidad nos ofrezca una bonificación en el tipo de interés de la hipoteca a cambio de contratar determinados productos con dicha entidad. Antes de lanzarnos mirando sólo el tipo de interés, deberemos ver si realmente nos interesa contratar dichos productos. El tipo de interés que se aplica a los préstamos toma como referencia el Euribor y a él se le añade un diferencial. Lo que hacen los bancos y cajas es ir reduciendo ese diferencial a cambio de los productos contratados. De ese modo, ese interés va bajando según contratemos seguros, tarjetas o planes de pensiones.

Lo que tendemos que tener presente en todo momento es si nos compensa contratar todos esos productos o pagaremos más por ellos que lo que hubiéramos pagado por la hipoteca sin la reducción. Por ello no deberemos tener ningún miedo a preguntar a la entidad cuales son los gastos que va a conllevar la contratación de dichos productos.

Por ejemplo, en los que se refiere a los seguros, son más caros los que nos ofrece la entidad que los que podríamos contratar en la compañía de seguros. Debemos recordar que es obligatorio tener un seguro de hogar ya contratado cuando firmemos la hipoteca. Sin embargo, esto no significa que debamos contratarlo con la entidad que nos financia la compra de la vivienda si podemos conseguir mejores condiciones en otra entidad o compañía. En el caso de los planes de pensiones, deberemos tener en cuenta que, si lo suscribimos, tendremos que hacer una aportación mensual al plan, con lo cual hay que hacer números para ver si nos sale rentable. Por ello deberemos preguntar el coste real de los productos y compararlo con otras entidades de nuestro interés.