Declaración de la renta con dos pagadores
Para muchos contribuyentes, realizar la Declaración de la Renta es algo bastante sencillo, puesto que lo más habitual es tener sólo un pagador durante el año, que aplica la retención correspondiente en las nóminas mensuales. Además, muchos ciudadanos no disfrutan de deducciones por inversión en vivienda ni por hacer aportaciones a un plan de pensiones. En estos casos, lo más frecuente es que el resultado del impuesto a Hacienda sea cercano a cero, es decir, ni pagar ni cobrar.

Sin embargo, numerosos contribuyentes cuentan con varios pagadores o durante el ejercicio cambiaron de empleo, lo que puede suponer cambios sustanciales al presentar su IRPF. Recordemos que este impuesto es un tributo de carácter personal que grava la renta de las personas físicas, pero que también tiene en cuenta sus circunstancias personales y familiares, de modo que sea lo más justo posible.

Como todos sabemos, nuestra obligación de rendir cuentas ante Hacienda supone aplicar una retención sobre todas las ganancias recaudadas durante el año con el propósito de contribuir a la mejora de prestaciones y servicios públicos, como la construcción de infraestructuras, colegios u hospitales, entre otros.

Normalmente si se tiene un pagador, la retención aplicada está en función de unas tablas y el resultado de la declaración sea lo más ajustado posible a cero. No obstante, una persona cuenta con dos trabajos o ha recibido ingresos de dos pagadores diferentes durante un periodo, es bastante probable de que Hacienda haya retenido menos de lo previsto, y por eso la declaración pueda salir a pagar.