Depósitos con interés anticipado
La mayoría de los depósitos bancarios rinden intereses, pero te lo ingresas cuando pasa el plazo estipulado por contrato. Sin embargo, existen otros depósitos llamados con interés anticipado que abonan los intereses en el momento de la imposición y por el plazo contratado, pero el importe es menor que en los depósitos corrientes. En estos casos tampoco hay posibilidad de cancelación ni de recuperar de manera anticipada el dinero invertido, ya que los intereses ya te los han pagado y por lo tanto tienes que cumplir con lo estipulado. La gran ventaja es que ofrecen liquidez inmediata, pero conviene valorar si merece la pena esta anticipación en el cobro de los beneficios o es preferible tener siempre a nuestra disposición todo el capital.

Algunos pequeños ahorradores o inversores han cancelado sus productos financieros contratados con el fin de obtener liquidez. Pero una vez ya han cumplido con sus obligaciones pueden volver a contratar alguno de los muchos depósitos que se ofrecen. Los que nos interesan los de interés anticipado, pues no son otra cosa que un tipo de imposición a plazo, con el capital garantizado por completo, que tiene la particularidad de abonar los intereses en el momento de la contratación. Actualmente, diversas entidades disponen de este tipo de productos, que tienen un interés bastante menor que la media del mercado de depósitos para el mismo plazo. Es decir, si quieres cobrar los intereses antes, el rendimiento va a ser menos que si te esperas el tiempo del plazo.

Lo bueno de estos depósitos es que el cliente cuenta con el dinero al instante, sin necesidad de esperar el cumplimiento o al vencimiento del depósito. No obstante, si se desea obtener el dinero inmediato se debe asumir que no se podrá cancelar el depósito para contar con el capital en caso de necesidad, aunque esta decisión implique pérdidas. Por otro lado, es tipo de productos tampoco se benefician de una posible revisión de los tipos o de intereses crecientes. Existen penalizaciones importantes por cancelación anticipada, de modo que conviene estudiarlo mucho antes.