Derechos del consumidor en los restaurantes
Sabemos que, como consumidores, podemos ejercitar nuestros derechos en lugares como hoteles, grandes almacenes, etc. Sin embargo no siempre recordamos que en lo que respecta a la hostelería, los restaurantes y bares también tienen una serie de obligaciones que cumplir con respecto a los clientes, para que los derechos de éstos estén salvaguardados en todo momento. Estas obligaciones son las siguientes:

– Todos los establecimientos deben tener en un lugar visible, tanto dentro como fuera del establecimiento una lista de precios de los productos que ofertan. Estos precios son globales, es decir, que se entiende que dentro de ellos se ha incluido ya el importe del servicio, el porcentaje que se destina al personal que trabaja en el establecimiento (propina) y los impuestos que sean aplicables. El precio de cada producto debe recogerse por separado y con claridad, para que no haya posibilidad de confusiones, incluso si es el precio de productos que están sometidos a las variaciones del mercado, como ocurre con productos como ciertos pescados o productos de temporada.

– En algunos restaurantes se cobra por separado el pan o un aperitivo que nos ofrecen en el momento que nos sentamos a la mesa. Si no deseamos abonarlo, debemos decírselo al camarero para que lo retire de la mesa y, de ese modo, no nos lo incluya en la cuenta.

– El restaurante tiene la obligación de darnos la factura o el ticket en el que se recoja de forma detallada el importe de la consumición. Si no se puede abonar con tarjeta de crédito o si por hacerlo se cobra algún extra, como ocurre en algunos establecimientos, es necesario que este punto figure en lugares visibles a por todo el local.

– El local debe tener a nuestra disposición una hoja de reclamaciones que nosotros podremos rellenar si tenemos algún problema en el mismo. Después de rellenarla detallando el problema que hemos tenido, la remitiremos al organismo de consumo correspondiente.