Desciende el número de divorcios debido a la crisis
La crisis económica, la incertidumbre en el empleo, la dificultad para acceder a créditos, todo ello ha hecho que cambie una tendencia que hasta ahora parecía imparable al alza, como era la de los divorcios y separaciones de parejas, cuyo número aumentaba cada año. Sin embargo, en 2009 se produjeron 106.666 rupturas matrimoniales, lo que significa un descenso con respeto al 2008 del 10.7% según los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La crisis también ha obligado a muchas parejas que ya han pasado el trámite del divorcio a compartir el domicilio conyugal, debido a la imposibilidad de comprar o alquilar otra vivienda, lo que obliga a las parejas a reorganizarse la vida personal compartiendo el espacio con su ex marido o su ex mujer.

Dentro de las rupturas matrimoniales los divorcios siguen siendo mayoritarios, ya que representan el 92,7 por ciento, frente al 7,2 por ciento de las separaciones y el 0,1 de las nulidades. La mayoría de las separaciones se produce entre los 40 y los 49 años tanto en el caso de los hombres como en el de las mujeres. Por nacionalidades, el 87,2 por ciento de los divorciados eran españoles, en el 8,4 por ciento uno de los cónyuges era extranjero y en el 4,4 por ciento ambos eran extranjeros.

En lo que respecta a la pensión alimenticia derivada de la sentencia de divorcio, en el 57, 7 % de los casos se asignó una pensión que correspondía pagar al padre. En cuanto a la custodia de los menores, sigue siendo designada para las madres en el 84% de casos, aunque el INE ha podido observar un aumento en los casos en los que la sentencia ha determinado un régimen de custodia compartida.