Descuentos para desempleados
Si no tienes trabajo, aprovéchalo. Las personas que se encuentran en paro pueden solicitar bonos y planes específicos en empresas eléctricas y de telefonía con descuentos que pueden llegar hasta el 50% de la factura. Para muchas familias españolas llegar a fin de mes y pagar sus facturas de suministros es cada vez más complicado, pero en el caso de los desempleados la situación es aún más difícil ya que apenas cuentan con ingresos. Para no entrar en listas de morosos y que puedan hacer frente al pago de sus principales facturas domésticas, las empresas suministradoras de los servicios de electricidad, gas y telefonía han diseñado unas tarifas especiales.

En algunos casos, como en el del recibo de la luz, el requisito imprescindible para conseguir los descuentos es que toda la familia esté en situación de desempleo. Las compañías de telefonía ofrecen planes específicos personas sin empleo, que pueden obtener un descuento en su recibo de hasta el 50%, aunque con un límite de 20 euros por factura. Estos bonos sociales se congelan durante dos años el precio vigente en el momento de la puesta en marcha de la tarifa de último recurso. Esta ayuda se puede disfrutar durante dos años completos.

Para poder beneficiarse del bono social hay que solicitarlo a la compañía comercializadora mediante correo ordinario, teléfono, fax o correo electrónico. Deberás rellenar una solicitud, adjuntar el DNI y demostrar que no tienes trabajo. Las familias numerosas también tienen algunos descuentos. Estos bonos sociales permiten que los servicios básicos resulten menos caros durante dos años si la mayoría de los miembros de la familia están en paro. Sin duda, es una ayuda que merece la pena solicitar.