Desgravación fiscal de las donaciones
Cuando nos planteamos cómo podemos deducir impuestos de cara al pago del IRPF, seguramente pensamos en las cuentas vivienda o en el pago del alquiler, pero, entre las actividades que desgravan, podemos incluir una que, aparte de aportarnos beneficios fiscales, conlleva una labor social: las donaciones a las llamadas entidades sin ánimo de lucro, es decir, organizaciones cuyo fin no es ganar dinero.

Pueden ser asociaciones deportivas, culturales, artísticas…, pero hemos de tener en cuenta que sólo son deducibles las aportaciones a las asociaciones y fundaciones declaradas de utilidad pública las que dan derecho a deducciones, así como organizaciones no gubernamentales de desarrollo o federaciones deportivas estatales y autonómicas.

La deducción aplicable a nuestras aportaciones puede variar entre un diez y un veinticinco por ciento si son artísticas y culturales o llegar hasta un cuarenta por ciento si son asociaciones cuyas actividades se basan en el sector de la investigación, que son las más favorecidas por la ley actual de Entidades sin Ánimo de lucro. La donación la podemos realizar tanto en dinero como en bienes, según lo que decidamos donar.

No debemos olvidar que, para que estas donaciones sean deducibles, debemos justificar estos donativos mediante un certificado que nos expedirá la Fundación u organización a la que realicemos la donación y en la que se incluirán la entidad a la que se dona el dinero, la cantidad, la escritura de traspaso si lo que donamos es un objeto y no dinero, para qué va a utilizar la entidad ese dinero y recogerá también que la donación es irrevocable, por lo que, una vez realizada la donación, perdemos la propiedad sobre ella.

Este certificado será el que presentemos a Hacienda cuando hagamos la declaración del IRPF o del Impuesto de Sociedades.