Devolver un producto comprado por Internet
Las compras por internet son cada día más habituales. Con sólo un click podemos comprar cualquiera de los objetos que se nos ¿qué ocurre si el producto que hemos comprado no es el que esperábamos?

Según la ley, tenemos derecho a desisitir de la compra, esto es, a devolver el objeto comprado durante un plazo de siete días desde que lo recibimos. El vendedor nos puede exigir que seamos nosotros quienes corramos con los gastos de devolución, pero si rechazamos la compra porque nos han enviado un producto que sustitutía al que nosotros hemos adquirido por no tener exactamente el que deseábamos, los gastos debe abonarlos el vendedor.

Debemos tener siempre en cuenta que se nos debe informar del plazo de devolución de lo que hemos comprado, así como de todos los detalles de la transacción antes de confirmar la compra. Si no nos dan información sobre el plazo para rechazar la compra, éste se amplía de siete días a tres meses.

Según la Ley de Consumidores, el vendedor no nos puede aplicar ninguna penalización por devolver el objeto adquirido, excepto abonar los gastos de envío si deben correr por nuestra cuenta. Sin embargo tenemos que tener en cuenta que existen ciertas excepciones a este derecho:

- Si contratamos bienes cuyo precio está sometido a variaciones que el empresario no puede controlar.

- Si hemos solicitado un producto que se ha fabricado siguiendo nuestras especificaciones o si es un objeto que pueda deteriorarse o caducar con rapidez.

- Si hemos comprado un CD, DVD o programa de ordenador y los hemos desprecintado, así como si son ficheros informáticos que pueden ser descargados.

- Si nos hemos suscrito a prensa diaria o revistas.

- Si hemos contratado la prestación de un servicio y ya se ha comenzado a prestárnoslos con nuestro consentimiento antes de terminar el plazo de siete días.

- Si hemos adquirido boletos de apuestas o billetes de lotería.