Diferencias entre traspaso y transferencia
A veces, solicitamos hacer una transferencia y, al hacerlo, nos aparece también la opción de hacer un traspaso. Aunque parecidas, son dos operaciones diferentes.

La principal diferencia entre ambas es que el traspaso se realiza únicamente en una entidad bancaria, ya que consiste en que el titular de varias cuentas de un mismo banco realiza un envío de dinero de una a otra y normalmente es un servicio que no lleva comisión. Por el contrario, en la transferencia se envía dinero a cuentas de distinas entidades, por lo que hay que abonar una comsión, aunque el titular de ambas cuentas sea el mismo.

Por otro lado, el traspaso, al realizarse entre cuentas que pertenecen a la misma entidad bancaria, es un ingreso inmediato, es decir, se realiza al momento. En las transferencias, por el contrario, se suele tardar entre veinticuatro o cuarenta y ocho horas en realizar el ingreso.

Las transferencias suelen realizarse en efectivo. Una vez ingresado, es recibido por la entidad bancaria al día siguiente o dos días más tarde, dependiendo del momento en el que hayamos realizado el ingreso. En el traspaso no existe la posibilidad de hacerlo en efectivo. Sólo es posible realizarla bien desde un cajero, que hoy día casi todos admiten dicha posibilidad o bien acudiendo a la entidad bancaria a solicitar que nos hagan el traspaso.

Así como sólo existe un tipo de traspaso, sí existen diferentes tipos de transferencias, que son las siguientes:

– Nacionales: Realizadas dentro de las fronteras españolas.
– Internacionales: Destinadas a España desde un país extranjero. Dependiendo si ese país está en el espacio económico europero, la comsión varía.
– Vía Banco de España: Permite la recepción casi instantánea de la transferencia.

– De no residentes. Dichas transferencias se pueden gravar por una comsión denominada los “euros no residentes”.
– De órdenes de pago al exterior: En estas transferencias quien envía el dinero debe identificarse totalmente para prevenir el blanqueo de capitales