Diseñar un buen plan de negocio
Antes de empezar cualquier proyecto empresarial es altamente recomendable elaborar un plan de negocio, donde reflejar los distintos aspectos de nuestra actividad. No hay que escatimar tiempo en su realización, es importante que sea completo y preciso. Si consigues diseñar un buen plan de negocio seguro que tienes el éxito garantizado. Toma nota de las reglas que hay que seguir:

1.- Prepara una buena estructuración del plan
El tiempo que se emplea en el desarrollo del plan de negocio es seguramente la inversión más importante que se va a hacer como empresa. Tener las ideas por escrito y bien estructuradas no facilitara mucho las cosas. Debes exponer sobre qué responsabilidades vamos a asumir, qué gastos son necesarios, que beneficios podemos conseguir, qué compromiso adquiere cada socio en la empresa, etc. Además, el documento del plan de negocio puede ser considerado como una herramienta de marketing y nos servirá de presentación para conseguir financiación.
El documento debe contener la presentación de la empresa, un resumen del proyecto y una presentación de los gestores a modo de curriculum.

2.- Define el producto/servicio
Toda empresa ofrece productos o presta servicios. Puede parecer una obviedad, pero hay que analizar de forma detallada el producto, explicando en qué se diferencia de lo que ya existe en el mercado, sin olvidar enumerar las ventajas, cualidades técnicas, económicas y comerciales del producto y un estudio del mercado al que va dirigido.

3.- No te olvides de la competencia
Seguramente no descubras nada nuevo, pues ya existirá alguna otra empresa similar a la que pretendes iniciar. Debes analizar qué competidores existen, cómo trabajan, cómo venden y cuál es su mercado. Luego realizar un DAFO y comparar nuestra empresa con respecto a ellos. Es importante comentar las barreras que nos podemos encontrar a la hora de entrar en el mercado y las soluciones.

4.- Prepara un buen plan de marketing
El producto no se venderá solo, hay que darlo a conocer y no siempre la publicidad nos garantizará el exito. Primero tenemos que despertar el interés del público por comprar. Para ello hay que estudiar las variables comerciales del proyecto: el producto, precio, distribución y comunicación. Ese es el objetivo del plan de marketing que debe estar adecuado a la estrategia global de la empresa. En él se establecen las políticas adecuadas para introducir en el mercado un producto o servicio y se explica cómo se espera que evolucione.

5.- Procesos de producción y compras exhaustivos
El plan de empresa debe reflejar una completa planificación de la producción y compras, detallando cómo se van a fabricar los productos, selección de proveedores y fijación de las fechas de entrega, materiales necesarios, análisis de sus costes y los controles de calidad. No olvides preparar la gestión de existencias.

6.- Presenta a tu equipo
El recurso más valioso de una empresa es el capital humano. Preséntate y presenta a tu equipo, expone cuál es vuestra experiencia profesional y la experiencia en el sector en el qué queréis trabajar. Deberá quedar patente quiénes son los socios, quiénes los que invierten, el organigrama de la empresa y las funciones y responsabilidades de cada uno.

7.- Estudia bien obligaciones legales, fiscales y laborales
Determinar la forma jurídica de la empresa y las obligaciones fiscales que debemos atender es un apartado indispensable en el plan de negocio. A la hora de montar una empresa nadie se libra de efectuar toda una serie de trámites fiscales. La relación de la empresa con trabajadores que contrate también debe estar explicada: tipo de contratos, duración, expectativas, etc. Además, citar los distintos permisos que se precisen para desarrollar la actividad empresarial.

8.- Sistema de cobro a los clientes
Exponen de dónde se obtendrán los ingresos y cómo cobraremos a los clientes. No todos los sectores trabajan igual, puede que la forma de pago sea diferente en cada caso. Lo que debemos indicar siempre es el plazo de cobro a clientes y el plazo de pago a proveedores. No olvides generar los recursos suficientes para atender posibles deudas y recuperar dinero invertido.

9.- Configura el plan de inversiones
Una vez definido nuestro concepto de negocio, objetivos, expectativas y directrices de trabajo es momento de invertir el dinero. Hay que preparar presupuestos, saber dónde se va a gastar el dinero y cuánto, y estudiar qué tipo de inversiones se van a realizar y de qué modo. En definitiva, averiguar de dónde provienen los recursos financieros con los que la empresa iniciará su actividad.