Empowerment, delega en tus empleados
Tradicionalmente la empresa española ha seguido un modelo vertical, donde la responsabilidad pertenece sólo al jefe y los empleados simplemente reciben sus órdenes, lo que hace que tengan poco control sobre su trabajo y, a la larga, se desentiendan de él, sobre todo por el hecho de no saber nunca si se está trabajando bien, ya que no suele recibir ningún refuerzo por parte de los jefes o, tan sólo normalmente en los casos en los que hay problemas.

Esto genera una falta de confianza y de interés en los empleados, principalmente por el hecho de que no se tienen en cuenta sus ideas o sus esfuerzos, al tiempo que no se le capacita para poder desarrollar su trabajo de forma más eficaz.

Frente a esto ha nacido una nueva corriente en la empresa denominada empowerment, cuya filosofía principal se basa en delegar poder y responsabilidad a los empleados de forma que se sientan dueños y responsables de su propio trabajo. Con ello se consigue reafirmar el liderazgo de los altos cargos, al tiempo que mejora el sentimiento de equipo y el trabajo de equipo en la propia empresa, ya que el empleado sabe cual es el objetivo de su trabajo, se ponen a su disposición las herramientas para desarrollarlo bien, aumentando la conciencia de pertenecer y ser parte de una empresa y mejorando en gran medida el trabajo en equipo.

Al mismo tiempo el trabajador se siente valorado, ya que participa en la toma de decisiones, se siente escuchado cuando realizar propuestas y se reconocen sus logros en el proyecto global de la empresa. Por otro lado, al ser responsable de su propio trabajo, se implica más en desarrollarlo de modo correcto, pasando a ser un proyecto global para el empleado. Es, sin duda, una buena forma de sacar una empresa adelante.