En qué consiste el finiquito
Cuando nos cambiamos de trabajo o la empresa decide despedirnos, nos corresponde cobrar el finiquito, que es el dinero que te debe pagar la empresa por el trabajo que has realizado hasta el momento en el que cesa la relación laboral. En el finiquito se deben incluir la parte del salario correspondiente a los días trabajados en el mes en el que cesa, la parte proporcional de las pagas extras y del periodo de vacaciones no disfrutadas, que se calculan desde el día 1 de enero del año en curso hasta el día en que el trabajador se va de la empresa a razón de 2,5 días por mes, descontando los días que se hayan disfrutado, si los hay. También debe incluir la indemnización que corresponde al trabajador, si le corresponde.

El finiquito es el documento que verifica que la relación entre el trabajador y la empresa ha finalizado, por lo que suele ser necesario firmarlo para recibir la cantidad recogida en él. Cuando la empresa lo presenta a la firma, si el trabajador está conforme con la cantidad recogida, lo firma y recibe el dinero. Si no está conforme, puede optar entre no firmarlo, con lo cual no percibe la cantidad correspondiente al finiquito o firmarlo añadiendo las palabras “no conforme”, lo que significa que puede recibir el dinero correspondiente y discutir después con la empresa las cantidades en las que no está de acuerdo.

Calcular el finiquito que nos corresponde para saber si es correcto no siempre es sencillo. Para calcularlo podemos pedir a uno de los representantes sindicales que nos acompañe a la firma verificando si es correcto o bien podemos calcularlo utilizando una de las múltiples páginas que existen en Internet para ayudarnos a calcularlo. Sea cual sea nuestra opción, debemos leerlo con calma y preguntar al representante de recursos humanos de la empresa todas las dudas que tengamos.