Fondos Eurostoxx
Los fondos Eurostoxx permiten invertir en las empresas más fuertes de la zona euro sin exponerse a la renta variable. Es una opción menos arriesgada que invertir directamente en bolsa, se recomienda para tiempos de inestabilidad económica. Sin embargo tiene ciertos inconvenientes, como por ejemplo conlleva unos gastos y comisiones superiores que pueden llegar a ser de hasta el 5%. Aceptan suscripciones desde 100 euros, pero se recomienda depositar un mínimo de 3.000 euros.

Los pequeños ahorradores ya pueden destinar parte de su capital en empresas sin asumir los riesgos propios de la renta variable a través de los fondos de inversión basados en el índice Eurostoxx. Este índice de referencia en el viejo continente está compuesto por los 50 valores de mayor relevancia, en su formación encontramos compañías procedentes de Austria, Bélgica, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y España.

El plazo de permanencia óptimo para obtener una rentabilidad interesante es de entre tres y siete años. Por lo que está dirigido a un perfil de inversor conservador que no necesita el dinero a corto y piensan en ganancias a largo plazo. Los Eurostoxx son ideales para inversores que desean tener una cartera diversificada, sin tener que arriesgar los ahorros en una apuesta bursátil que puede llegar a tener perdidas. Además, estos fondos solamente se posicionan en empresas de alta solvencia, que serán las que mejor comportamiento desarrollen a medida que los mercados vuelvan a estabilizarse. Además, no es necesario hacer coberturas del mercado de divisas, ya que la moneda es el euro.

Estos fondos europeos también se ofrecen bajo el formato de fondos garantizados. Los Eurostoxx tienen algunas desventajas que conviene conocer antes de invertir en ellos: comisiones y gastos importantes, inversiones en empresas europeas menos conocidas que las nacionales, elevada volatilidad y plazos de permanencia duraderos.