Formatos de Curriculum Vitae
A la hora de encontrar un empleo un Curriculum Vitae es una herramienta imprescindible. No debemos olvidar que será el documento que el reclutador de personal tendrá para recordar al candidato y para hacer una selección más fina de quien ocupará el puesto de trabajo. Para que el Curriculum sea bueno, debemos darle uno de los formatos existentes, entre los que se pueden destacar los siguientes:

– Cronológico. Es el más utilizado, aunque no siempre ayuda a lograr llegar a la entrevista personal. En este tipo de Curriculum se comienza indicando la formación académica y la experiencia de trabajo en orden cronológico inverso, comenzando con el puesto que desempeñamos actualmente o el último que hemos desarrollado y después los anteriores. Como parte positiva, podemos decir que este Curriculum destaca la nuestra progresión laboral, pero tiene como parte negativa destacar los periodos de inactividad que hemos tenido o si hemos cambiado muy frecuentemente de empleo.

– Funcional. Nos proporciona la ventaja de que facilita que expongamos nuestras habilidades y logros conseguidos, disimulando los periodos de inactividad. Es bueno utilizar este formato cuando queramos darle un giro a nuestra carrera profesional y entrar en un campo completamente diferente, ya que nos sirve para destacar nuestras habilidades, aptitudes y formar de trabajo.

– Combinado. Como su nombre indica, une los dos formatos anteriores, iniciándose con el formato funcional y terminando con el cronológico, y aunque es más complicado de redactar, tiene como ventaja que nos permite destacar nuestra experiencia y nuestras habilidades.

Cualquier que sea el formato que elijamos, no debemos olvidarnos de incluir en nuestro Curriculum Vitae nuestro nombre y apellidos, la fecha de nacimiento, dirección, teléfono de contacto y correo electrónico.

No es necesario incluir el estado civil, si tenemos hijos, la edad o las creencias religiosas.